“¡Dios salve a Morante!”

Morante de la Puebla.

Morante de la Puebla.

Alamares (Pensión Las Columnas).- Ricardo Torres “Bombita” fundó el montepío de toreros. Marcial Lalanda hizo lo propio con el quite de la mariposa y Arruza creó el teléfono. La banda de música de El Puerto ha patentado “La Concha Flamenca”, un pasodoble precioso que provoca el éxtasis en el público. No vamos a hurtar méritos a El Juli, quien estuvo sensacional toda la tarde, pero no hay que negar que la simbiosis que provoca determinados pasodobles y una faena vibrante, componen la mezcla perfecta para que el público entre en trance. La lidia del sexto toro de la tarde resume perfectamente lo dicho. Y no es la primera vez que sucede. Año tras año, el pasodoble talismán de esta plaza es “La Concha Flamenca”. Si no, que le pregunten a Manzanares.

El cierre de los festejos a pie de esta temporada tuvo de todo. Morante de la Puebla anduvo apático y desinhibido toda la tarde, hasta el punto de que en ningún momento dio la sensación de destapar el tarro de las esencias. Ni duendes ni gaitas. Morante no está, y tampoco le ayudan los toros. Hace una semana advertíamos del problema que arrastra la ganadería de Núñez del Cuvillo. Morante se quejaba del volumen de los toros que en estos tiempos exigen presidentes y veterinarios. Y eso es lo que al parecer ha provocado que anuncie su retirada de los ruedos. Una lástima porque el toreo pierde uno de los toreros más ilusionantes de los últimos tiempos.

Por el contrario El Juli no tuvo compasión en el envite. Parecía un chaval que acaba de empezar, con una ambición bárbara, dominador de todas las suertes y arrollando sin ambages. En su primero ya mostró que no venía a cubrir el expediente. Seis años han pasado desde su última actuación, y la espera mereció la pena. Torero poderoso donde los haya, cargando la suerte, toreando con la mano tan baja que le sobraba media muleta. Con la espada un cañón y digna de destacar la vergüenza torera de no dejarse llevar por los promotores del indulto, pues el segundo de la tarde fue un buen toro premiado con una justa vuelta al ruedo. El Juli no entró al trapo y lo liquidó con celeridad.

En el cuarto bajó algo el nivel pues su oponente dio menos opciones. Fue el peor toro del lote, pero el torero madrileño dio la cara y estuvo muy por encima del animal.

Y la apoteosis llegó en el sexto. Todo fue a favor de corriente, pero es lo que tienen los toreros poderosos, que ponen los tendidos a revienta calderas. Si a ello unimos la colaboración de la banda de música, el resultado es espectacular. Emoción a raudales en las gradas y gran repertorio de El Juli, con el capote y con la muleta. Es sin duda el heredero del empuje y fortaleza del desaparecido Palomo Linares. Estamos ante un torero de otros tiempos, cuajado y con el punto de madurez óptimo para mandar en el escalafón.

Morante se va. Eso ha anunciado nada más terminar la corrida. Corta la temporada y la fiesta pierde uno de los últimos faraones del toreo. Porque Morante atesora la esencia del toreo. Está tocado por los ángeles, mal que les pese a algunos. Este domingo el público se enfadó mucho con él, pero habría que ser justos y rememorar las tardes de gloria que ha regalado a esta afición. Aunque de ésta quede ya poca, y quizá sea el motivo por el que se le abronca con vileza. Los nuevos taurinos con guayabera, esos que sólo acuden a la plaza en contadas ocasiones, no tienen memoria. Cuenta la leyenda, que tras una tarde pésima de Curro Romero en Sevilla, le gritó un partidario: “¡Curro, el año que viene va a venir a verte tu madre… y yo!”. Pues eso… ¡Dios salve a Morante!

FICHA DE LA CORRIDA

Toros 3 de Núñez del Cuvillo y 3 de Santiago Domecq. Muy desiguales de presentación. El segundo fue premiado con la vuelta al ruedo. Tres cuartos de entrada en tarde calurosa.

MORANTE DE LA PUEBLA: Media trasera (algunos pitos); dos pinchazos y estocada casi entera (silencio); pinchazo hondo y dos descabellos (bronca).

EL JULI: Estocada caída (dos orejas tras aviso); estocada (oreja); estocada (dos orejas y rabo).

Comentarios

Debes registrarte para escribir un comentario Nombre