“Sobre la bandera de El Puerto (II)”

Las banderas de Andalucía, España y El Puerto, posando en el antiguo Ayuntamiento del Polvorista.

Las banderas de Andalucía, España y El Puerto, posando en el antiguo Ayuntamiento del Polvorista.

Jose L. Bueno (Tribuna libre).- [“Sobre la bandera de El Puerto (I)”] Aunque, como comenta Morales en su artículo, “medio siglo ha servido para asociar de forma inequívoca unos colores a una población”, es interesante preguntarse por esos otros colores, o por esa “bandera anterior”, que comentaba Francis Gallardo en 1995. El carmesí o el grana y blanco son sin duda una referencia al Pendón Real de El Puerto, cuya historia rocambolesca historia relata Hipólito Sancho en un artículo publicado en la Revista Portuense (puede consultarse aquí).

Aquel pendón era de color damasco carmesí y fue creado en 1746 para conmemorar la incorporación de la ciudad a la Corona en 1729, tras permanecer bajo dominio de la Casa de Medinaceli desde finales del siglo XV. Lamentablemente, el pendón sería destruido a finales de 1958 en un incendio ocurrido en una finca de Toledo propiedad del conde de Armíldez de Toledo.

La imagen que acompaña a este artículo (a la derecha) es de las pocas que pueden existir del Pendón de El Puerto y está sacada del expediente relativo a la bandera de nuestra localidad que existe en el Archivo Municipal.

Sin duda, el Pendón es una referencia histórica de peso a tener en cuenta a la hora de atribuir unos colores a nuestra ciudad, aunque como dejaba escrito Gallardo, recordando una palabras de Hipólito Sancho, “no puede considerarse propiamente un estandarte que representara distintivamente a la ciudad. No puede calificarse dentro del concepto moderno de bandera”.

Sin embargo, muchas ciudades de la zona mantienen el pendón como su bandera actual, por ejemplo, Cádiz.

Otra referencia que relaciona el color carmesí como identificativo de El Puerto la encontramos en un hecho ignominioso: la concesión de la medalla de oro de la ciudad a Franco. En aquel pleno celebrado el 4 de julio de 1962 se acordaba hacer entrega de tal distinción al dictador, pero tras una sugerencia de la Real Academia de la Historia, se acepta que en lugar del habitual color carmesí, el cordón lleve los colores identificativos de la Casa de Medinaceli -el celeste-.

La situación tan peculiar en la que se encuentra la bandera de nuestra localidad me permite adentrarnos en un ejercicio de vexilología ficción en el que jugar con otros colores que podrían representar a nuestra ciudad:

Las tres banderas que se muestran sobre estas líneas mantienen el escudo actual de la ciudad junto al carmesí del pendón (izquierda) quizás demasiado parecida a otras banderas de nuestro entorno; el carmesí junto al celeste de la Casa de Medinaceli (centro); y el carmesí acompañado del blanco (derecha), símbolo de paz, entendimiento entre culturas y pequeño guiño a nuestro mítico pasado fundacional griego a manos de Menesteo. Como digo, una simple y divertida licencia creativa que no pretende ir más allá.

Tras este cromático recorrido quedan varias cosas claras: que la bandera verde y amarilla de El Puerto no es oficial porque nunca ha sido aprobada por el Pleno municipal ni está reconocida por la Junta de Andalucía; que es una bandera moderna, con ninguna base histórica que la apoye; que es una adaptación de los colores de la Hermandad del Rocío; y que tras más de 40 años de uso oficioso, está social y políticamente aceptada por toda la ciudadanía portuense.

Por ello, sería conveniente que alguna corporación asumiese la tarea de dar dotar a nuestra ciudad de una bandera oficial que nos representase a los/as portuenses. Por ejemplo, mediante la creación de una comisión de expertos encargada de arrojar luz y establezca definitivamente las características de la bandera local, sus colores, su simbología, origen o antecedentes etc, ya sea para legalizar la insignia actual, o por qué no, proponer otra diferente más acorde con nuestra historia, nuestro pasado y nuestra idiosincrasia, y que seamos los habitantes de la ciudad quienes tomemos la decisión final mediante consulta popular.

Comentarios

Debes registrarte para escribir un comentario Nombre