Uprocanes: “Vida, crónica del maltrato en nuestra ciudad”

"Vida, crónica del maltrato en nuestra ciudad".

“Vida, crónica del maltrato en nuestra ciudad”.

UPROCANES.- Vida es una cachorra de apenas dos meses y medio y es el último caso de maltrato que hemos conocido en nuestra ciudad. Vemos barbaridades a diario pero la situación en que Vida ha llegado a Mamen una de los miembros del equipo de Uprocanes nos ha estremecido a todos.

Vida se enganchó la patita mientras corría y se hizo una herida, su dueño en lugar de llevarla al veterinario y para “que no hiciera mosca” sin más ni más le cortó un trozo de la pata y la dejó así, sin anestesia, sin antibióticos, sin curas, sin comida. Vida tiene una infección que le ha necrosado toda la pata y en estos momentos tras pasar por el quirófano y amputársele toda la patita está luchando por sobrevivir, no sabemos si lo conseguirá.

Desde Uprocanes hemos denunciado en repetidas ocasiones el alarmante incremento del maltrato y el abandono en nuestra ciudad, hoy queremos que el terrible dolor y sufrimiento de Vida no sea en vano y por ello alzamos nuevamente nuestra voz para demandar acciones contundentes a las autoridades contra estos casos cada vez más habituales.

Vida ha tenido la suerte de encontrar a Mamen en su camino que la rescató y se ha hecho cargo de ella pero n todos lo consiguen.

En sólo un año el Servicio de Recogida de animales de nuestra ciudad se hizo cargo de más de 800 animales y este año las cifras van a ser aún mayores. El abandono se está convirtiendo en una conducta habitual y el estado en que llegan los animales a las manos de las Asociaciones Protectoras y animalistas es cada vez peor.

Las autoridades no pueden permitir que este tipo de comportamiento quede impune y se trate a los animales como cosas, el caso de Vida es muy significativo ya que “su dueño” no ha tenido ningún reparo en cortarle un trozo de pata como si tal cosa. El sufrimiento y el dolor que ha conocido esta perra en sus apenas dos meses y medio de vida ha sido atroz y sin embargo Vida no siente rencor hacia los seres humanos, está intentando con las pocas fuerzas que le qudan en su cuerpo sobrevivir. Por supuesto Vida no tiene chip, es uno de los miles y miles de animales que viven en El Puerto de Santa María sin ningún tipo de control y que cuando ya no vale se abandona, se tira a un contenedor, al canal o a un pozo.

¿Hasta cuándo vamos a estar viviendo situaciones como esta?

En mano de las Autoridades y de nuestro Ayuntamiento está el realizar controles efectivos de la población animal de la Ciudad, obligar a poner chip y así censar a todos y poder perseguir con contundencia situaciones de maltrato como esta. Los animales llegan a las protectoras sin rabo, sin orejas, sin patas, esqueléticos, con quemaduras y demás atrocidades que vemos a diario y es labor de estas Autoridades ejercitar las acciones legales oportunas para perseguir el maltrato y exigir reponsabilidades penales a estos “dueños”.

Esperamos que el caso de Vida sea el último pero nos tememos que no sea así, una sociedad que trata de esta manera atroz a sus animales no va a ninguna parte y es necesario cambiarla y sobre todo sancionar este tipo de conductas aberrantes.

UPROCANES

Asoc. Unión de Propietarios de Canes El Puerto

Comentarios

Suscríbete

Debes registrarte para escribir un comentario Nombre