Domingo de Ramos: El levante no pudo con la ilusión

Domingo de Ramos 2017 en El Puerto. / P.P.M.

Domingo de Ramos 2017 en El Puerto. / P.P.M.

EL PUERTO.- Y en San Marcos se abrieron las puertas del templo para que por ellas manaran, cual borbotones de agua, la savia nueva que entre hosannas y palmas convirtieron la ciudad de El Puerto en un Jerusalén viviente. Sienes precoces que revestían por primera vez su corazón de los colores de la Hermandad de la Entrada de Jesucristo en Jerusalén y Nuestra Señora de la Entrega.

Pero para la cofradía del templo marinero no fue un Domingo de Ramos al uso. En cuanto a los estrenos de esta jornada se lucía ya en la calle un ángel en una de las esquinas del misterio que simboliza al hermano costalero, además del tallado de media caña y medio bombo de ambos costeros del paso así como  las cartelas centrales, todo obra de los talleres de Manuel Oliva. Pero había más. Gracias a los desvelos de Juntas de Gobierno así como de hermanas y hermanos colaboradores, el palio de Nuestra Señora de la Entrega resplandeció ya finalizado en toda su totalidad en la jornada de ayer. Esta obra gestada en los talleres de Fernando Calderón, fue testigo mudo de miradas de alegría al ver cómo en El Puerto se volvía a disfrutar de la Señora de San Marcos bajo un cielo inmaculado donde, Nuestra Señora del Carmen seguía siendo gloria de los cofrades de La Borriquita.

Según el itinerario establecido, la cofradía realizó su estación penitencial con total normalidad, aunque cabe destacar que a escasos minutos de la salida, en la esquina de calle Valdés con Aurora, se ocasionó un pequeño contratiempo con un cable que se sorteó con no pocos esfuerzos.  Así mismo, habría que resaltar la gran labor informativa a través de las redes sociales que realizó la propia cofradía, ya que en todo momento mostró la ubicación de la misma para mayor facilidad y comodidad de los portuenses.

Pero los cofrades portuenses, tras ver asomar el sereno rostro de Nuestra Señora de la Entrega, andan prestos al encuentro de la obra de Castillo Lastrucci. Justo a las 18:00 horas desde el templo de San Joaquín los hermanos de la Hermandad Sacramental volvían a encaminar sus pasos hacía la itinerante flagelación de Nuestro Señor Jesucristo.

La soberanía de un Cristo que enamora con la mirada lacerada volvió a encoger el corazón de quienes lo esperaban en cada punto de su recorrido. Con “levantás” que encogían el alma, el moreno de San Joaquín volvió a derrochar arte por los cuatro costados de un misterio que engendró la auténtica pasión de Jesucristo en El Puerto.

Así mismo, la titular de la cofradía, la majestuosa talla de María Santísima de la Amargura, volvió un año más a ser piropeada por la multitud de devotos que año tras año se dan cita en diferentes puntos para disfrutar de ella de forma más especial. El más destacable, en calle Vicario, Casa Calleja, donde de nuevo se dieron cita el sentimiento mariano que existe hacía esta joya de la imaginería portuense y el fervor popular que se pierde entre saetas y lluvias de pétalos.

La única nota peyorativa de la jornada fue la del tiempo, puesto que el levante en la localidad portuense llegó a rozar fuerza 8. Es por ello que, visualmente los cortejos de ambas cofradías no fueron tan vistosos como han solido ser bajo otras condiciones climatológicas. Aún así, y siendo generosos con la situación, ha de tenerse en cuenta que los misterios cobraron cierto realismo con dicho levante. No así con los palios que en ocasiones contadas permanecieron con la totalidad de la candelería encendida. Sin embargo, aunque fue una jornada para resguardarse en calles estrechas y esquinas bien orientadas para disfrutar en plenitud de las hermandades, la ilusión y la devoción de los portuenses por el inicio de su Semana Santa se mantuvo intacta.

-> Galería completa de fotos del Domingo de Ramos 2017 en El Puerto

El levante no pudo con la ilusión Click to Tweet

Comentarios

Debes registrarte para escribir un comentario Nombre