“Un globo, dos globos, tres globos”

Absténganse quienes padezcan de vértigo o aerofobia...

Absténganse quienes padezcan de vértigo o aerofobia…

Daniel Bastida (Tribuna libre).- Definitivamente, el I Festival de Globos Aerostáticos de El Puerto se celebrará los días 24, 25 y 26 de marzo ante las malas previsiones meteorológicas previstas para el próximo fin de semana. Tampoco era plan de poner este evento a final de este carnavalesco mes, por tanto, se aplaza hasta los idus de marzo. Se espera no sople mucho el levante para entonces.

Este acontecimiento es toda una novedad en la ciudad, siendo la primera vez que se tiene la oportunidad de contemplar los globos participantes cuya organización técnica correrá a cargo del otrora reportero de guerra y aeronauta Jesús González-Green cuya empresa radica en Sevilla. Hay que aplaudir la iniciativa desde Turismo y el esfuerzo para que nos reenganchemos al tren de los  actos lúdicos importantes de la Bahía de Cádiz y no cabe duda  de que se trabaja duro para que todo  sea efectivo y para que cumplir el eslogan “El Puerto Todo el Año”. Es lo que deseamos. Y es que después de que nos visitara la Vuelta Ciclista en 2014 ya nadie se volvió a interesar por este rincón cuna de regatas veleras, sol, gambas y vino, no obstante, gracias a aventuras aerostáticas como ésta, seguro se vuelve al candelero por la difusión mediática que ello supone.

Para ir adentrándonos en este apasionante entretenimiento, desde estas líneas se quiere aclarar y no desilusionar a quienes lo desconocen bien por falta de información clara o por mal interpretación pues no todo el mundo sabe qué significa volar en un globo cautivo, o lo que es lo mismo, en un globo “amarrao” al suelo que se eleva 8 metros de altura. Por tanto, no se trata de vuelos para los lugareños ni vistas fascinantes de la ciudad. El aforo no es que quepan 100 personas en el aparato, como parece en la foto del cartel anunciador, sino para dos personas y por orden de llegada. Somos cortos de entendederas y del fútbol no pasamos. Tampoco nos ha dado por imitar alguna vez a Willy Fog.

Estén atentos, pues, todos aquellos apasionados por elevarse a las alturas o crecieron leyendo “Cinco semanas en globo”, de Julio Verne, y absténganse quienes padezcan de vértigo o aerofobia. Biodramina por un tubo.

Comentarios

Debes registrarte para escribir un comentario Nombre