“Lo que yo te diga”

Lo que yo te diga.

Lo que yo te diga.

Daniel Bastida (Tribuna libre).- Es notorio que la actualidad de El Puerto de Santa María rebosa noticias y sucesos, y así lo pueden comprobar los amables lectores que fielmente nos siguen mayormente a través del “feisbu” en donde pueden dejar sus interesantes comentarios con total libertad, pero, eso sí, con respeto y sin faltar a los demás.

Ahora bien, cuando aquello que se lee viene carente de certificación y exento de pruebas y testimonios fehacientes por parte de los involucrados (ecologistas, redactor, concejal, empresario) la que se lía es parda, siendo el lector el que sale peor parado de este galimatías informativo. Por eso, como es norma en periodismo, es conveniente esperar acontecimientos y documentarse antes de abrir la caja de los truenos. Y es  que en ocasiones, hay quienes son propensos a utilizar a la ligera la expresión “fuentes de toda solvencia” para dar por verdad algo sin contrastarlo, y por el hecho de que el denunciante es colaborador con una columna de opinión y, a la vez, confidente en determinados asuntos que pueden dar un titular que rellene la página de la sección local.

El asunto de la guerra de declaraciones entre los ecologistas y el gerente del camping Las Dunas nos tiene a muchos portuenses en ascuas hasta que no se sepa quién dice aquí la verdad y quién miente. Este periódico se ha hecho eco de las declaraciones en su defensa que ha efectuado el responsable de la sociedad concesionaria, en las que alega las razones para echar por tierra las acusaciones que el colectivo ecologista portuense ha manifestado contra él y su empresa a través de un medio escrito (Diario de Cádiz) que fue el que destapó el “Campingate” días atrás. Es en este punto cuando uno se pregunta: ¿por qué todo tiene que ser largar uno del otro con la venia del respectivo medio de comunicación sin certificar lo que se dice mediante documentos que lo acredite?

Por otro lado, y siguiendo con el hilo argumental del desnortamiento informativo que padecen algunos/as, recientemente hemos vuelto a comprobar que El Puerto esta divido ideológicamente, algo que no es nuevo, pero si además nuestros políticos se enredan aun más con asuntos peregrinos como lo de cambiarle el nombre a las calles para que luego salte la oposición contraatacando con declaraciones del tipo “pretenden cambiar Calle Ximénez Sandoval cuando no tiene absolutamente nada que ver con la dictadura franquista, sino que fue un militar de la Guerra de Cuba”, es para mirárselo, mireusté. [Merello (PP): “El bipartito cambia los nombres de las calles por revanchismo”]

Cosas como ésta son la prueba fehaciente de la confusión y asombro que nos llegan a causar aquellos quienes más le valdría trabajar en conjunto para sacar adelante los verdaderos problemas de los que adolece la ciudad y preocuparse menos por la memoria histórica. También hay que leer Wikipedia más y mejor.

Comentarios

Debes registrarte para escribir un comentario Nombre