Luis Manuel Ruiz Rodríguez: Nadie es profeta en su tierra II

Luis Manuel Ruiz Rodríguez.

Luis Manuel Ruiz Rodríguez.

Continuación de la conversación con Luis Manuel Ruiz interrumpida la semana pasada.

Javier.- Luis, se que eres hombre polifacético y te dedicas a muchas otras cosas, y con el mismo éxito, aparte de la música. Háblame de tus otras facetas.

Luis.- Como escritor, por ejemplo, en Valdepeñas ni libro está en institutos y en un montón de sitios y aquí no está. Luego como pintor he hecho mis cositas, pero por un motivo. Yo fundé, junto con otras dos personas, una ONG pera la lucha contra las enfermedades raras, porque conocí una chica que lleva veintiséis años sin diagnóstico. Conocí a su madre, que tiene un olivar en Valdepeñas y apadriné un olivo, Todo el mundo puede apadrinar un olivo por treinta euros y al año le mandan el aceite de ese olivo, y el olivo se llama como el padrino, y tiene su nombre clavado en el suelo. Esta chica se llama Elisa y como yo no entendía bien lo que le pasaba le dije –Pues a ver si no vas a ser de este planeta– y a tenor de esto, nace mi segundo libro El planeta Elisa y nace la ONG El planeta Elisa y que se trata de construir un “planeta” a base de donaciones. El veinte por ciento de lo que producen mis libros va destinado a eso, mis actuaciones, intento estar pendiente de todas esas cosas. Como pintor casi todo lo que hago va dedicado a eso, como escritor ya te he dicho el porcentaje y como cantante y autor otro. Yo se que son muchas cosas juntas…

 

Javier.- Perdona que te interrumpa. Con todo lo que haces ¿Tienes tiempo para vivir?

El planeta Elisa.

El planeta Elisa.

Luis.- Todo eso es lo que hago para intentar sobrevivir y vivir porque luego, pensad una cosa. A veces aunque he trabajado con Universal, con Warner… Este año he hecho la música de una película que se titula El secreto de Amila, que ha ganado los Premios Platino en Argentina y que estuvo nominada en los Goya en España.

 

Javier.- Voy a interrumpirte de nuevo. ¿Sobre Elisa no has escrito nada?

Luis.- Sí, El planeta Elisa, es la última canción del CD que os he dado. Elisa llega de una clase de judo, con trece años, una chica guapa, normal y se desmaya. A partir de ahí empieza a temblar, ella está tan tranquila y al rato vuelve y empieza a temblar, por eso en la canción digo:

El primer día que Elisa tembló

pensó que era de frío,

pero después el cuerpo le dijo que no

se desmayó sobre los libros.

Se quedó como una flor en el jardín

toda la noche sin dormir

siendo una niña con coletas.

Se quedó como un papel sin escribir

para decir estoy aquí

pero no soy de este planeta.

Es una manera de luchar contra esas enfermedades y, de hecho, hay un icono que yo pinto, que es el hombre en las nubes, que está pintado en diferentes lugares, uno tiene Sergio Dalma, otro Arguiñano…, es que hago tantas cosas, pero no por prepotencia, si no por llenar el mundo de más cosas, y por valentía, y por osadía, porque ponerte a pintar sin saber, manda narices y hacer fotos manda narices, pero escribir creo que se. Ya en mis canciones se prevé esa literatura… Te juro por las patas de mi cama… Entonces a mí me cuesta mucho publicar porque me da miedo, siendo un escritor de canciones, que digan: “Míralo, va de enterado”, sin embargo mis libros, y lo digo sin pretensiones, son grades obras, las canciones son casi obras menores comparadas con los libros, (que publico con el psudónimo de Luis de Gilmárquez con el que ya he publicado dos, Lo que el tiempo me fue contando y El planeta Elisa), porque lo que hay en ellos es muy contundente, hay filosofía, hay juego, hay juego de palabras, hay una serie de cosas que… Están muy bien hechos, entonces las canciones se quedan como un poco atrás.

El hombre en las nubes.

El hombre en las nubes.

 

Javier.- ¿Cuales son tus proyectos más inmediatos Luis?

Luis.- Ahora mismo, pasar un verano haciendo mi gira, mis canciones, mis teatros, mis desplazamientos, cantar en El Puerto… Estoy terminando mi tercer libro que se titula El hombre en las nubes, que termina la trilogía de Lo que el tiempo me fue contando y El planeta Elisa, Resumiendo y para no liarlo todo, os quiero decir que la faceta más importante de mi vida es que, en in principio ya quiero ser cantante, quiero ser comunicador, cuando uno es joven, adolescente, quiere comunicar él. Después paso a un segundo plano en el que se me permite comunicar a través de mis canciones. ¿Dónde me lo paso yo mejor? En el escenario, porque mi bálsamo es que la gente me aplauda y me gratifique, porque la SGAE a veces no nos paga, nos roba muchas veces, los artistas para los que escribo acaban viéndonos como personas que tienen que ocultar. No es cierto que sea así, pero si es cierto que, aunque mi nombre está en los discos, cuanto menos se sepa de nosotros mejor, porque claro ahora con el facebook ¿qué ha pasado?. Yo tengo legiones de fans porque las personas que siguen a Sergio Dalma, han podido conocer personalmente al hombre dueño de sus palabras. Resumiendo, canto, hago mis actuaciones, escribo y pinto. De estas cosas, cuando subo a los escenarios me lo paso muy bien, cuando leo mis relatos disfruto muchísimo, la parte de la pintura la utilizo como medio para relajarme y para apoyar a la ONG.

 

Javier.- ¿Y cómo te afecta el no ser conocido en El Puerto?

Luis.- El hecho de no ser conocido en El Puerto no lo entiendo. Mi currículum no lo tiene en Andalucía nadie, pero es que espérate. Yo soy uno de los tres autores de SONY más importantes en todo el mundo. ¿por qué a mí, un hombre de El Puerto, que ha publicado por todo el mundo, yo cobro derechos desde Japón al último país de latinoamérica, la gente me ve y me dice? Y si has compuesto para Sergio Dalma ¿Por qué estás aquí? Y digo ¿Voy mal, voy sucio? Claro, tú piensas: Soy normal, hago mis necesidades fisiológicas, como, veo la tele, duermo, sudo… ¿Que espera la gente de mí? Escribo mis libros y me los autoedito, y ahora en SONY están intentando que estos dos libros, fusionados, los edite Editorial Planeta, porque son libros potentes, importantes, escritos por un hombre de El Puerto y que están en esa librería de ahí, porque yo los he llevado. Aquí en El Puerto estaban haciendo el otro día una escenificación de Cervantes, que indudablemente había que hacerla, y yo estaba poniendo la música, estaba “tocando los botones”. ¿Por qué no canto yo allí? ¿Por qué no hago una lectura de mis relatos?

 

Javier.- Eso es algo que me pregunté el día que te conocí y aun no he dado con la respuesta, o dicho de otro modo, no me gustaban las respuestas que me venían a la cabeza.

Luis.- Yo vengo cuando me digan, pongo mi equipo, leo mis relatos, escenifico mi obra, expongo mis cuadros, cuento mi historia- Mirad Pepe y Javier, mi actuación con la guitarra y la voz cae de bruces. Ahí tengo a Pepe Palacios, un hombre serio, que va a verme a todos los conciertos, el otro día en el concierto en Valdepeñas… Es que me sabe mal, el auditorio de Valdepeñas aplaudiendo y aquí no voy a ningún teatro.

 

Javier.- Luis, lo único que lamento de esta conversación, que he disfrutado como pocas, es el hecho de tener que resumirla debido a su duración, y a su densidad, pues en la hora larga que llevamos charlando no se ha dicho nada que no tenga interés. Tú ahora tienes que ir a recoger a tu hijo y a mí me queda un arduo trabajo para realizar un resumen coherente. ¡Eso sí! Te garantizo que en mi blog aparecerá, después de su publicación en el periódico, todo aquello que deje fuera. Solo decirte que nos mantendremos en contacto contigo para seguir charlando y tomando unas copitas, pues acabamos de convertirnos en fans incondicionales tuyos.

-> Más “Conversaciones con…”

Comentarios

Debes registrarte para escribir un comentario Nombre